Chañar. Gourliea Decorticans. El que tiene corteza caduca.

Clic afuera de la foto para cerrarXEsc para cerrar
<< Anterior
Siguiente >>
Foto 1 de
Rama sin hojas de Chañar
Follaje de Chaar en verano.
El ramaje del Chaar es torcido y abundante.
Ramas de Chaar

Chañar

El que tiene corteza caduca

Geoffroea decorticans

Leguminosas

Este rústico y hosco arbolillo goza de una injusta fama infame. Tal vez de todos los árboles nativos sea el más detestado y combatido con rencoroso fervor. Por ignorancia, y por malicia también. En defensa de este pobrecillo, digamos que es inocuo, y que daña mucho más un Eucaliptus, gigante que drena el agua insaciablemente.

Junto con el Espinillo, es ideal para repoblar monte quemado, porque tiene raíces gemíferas, quiero decir que además de expandirse por semilla, como todos los otros árboles, también lo hace por las mismas raíces, por lo cual un ejemplar puede con el tiempo crear montes espesos, llamados chañarales, odiados por el hombre de campo.

Alcanza de 5 a 7 metros de altura, la copa es achaparrada, la ramazón abundante, espinosa y gruesa, y el follaje laxo y caduco.

Junto con el Espinillo, el Piquillín y la Jarilla, compone el "churqui", esto es, el monte criollo, chato y espinoso, que ha inspirado el nombre de este proyecto.

Tronco

El tronco es inconfundible. Es su atributo único que permite distinguirlo de los demás árboles nativos. Debajo de la corteza exfoliada, raída en trozos, en los ejemplares jóvenes, el tronco es liso y verde claro intenso, en tanto que en los ejemplares viejos, también es verde, pero más oscuro y rugoso. De aquí recibe el chañar su nombre científico "Decorticans" puesto que la corteza se descorteza. El tronco alcanza a lo sumo medio metro de diámetro.

¡Da no sé qué recóndita tristeza ver, por entre su camisa ajada en jirones, su carne viva! Es como si dentro del árbol, subiendo por el tronco retorcido y sinuoso, se estrangulara, silencioso, un largo grito.

La Hoja

Las hojas son consideradas un magnífico emoliente y la infusión se usa contra el asma, y aun contra la tuberculosis. De un decímetro de longitud, son compuestas imparipinnadas con foliolos ya opuestos, ya alternos. Apenas peciolulados, los foliolulos tiene forma de elipse, son enteros, de 5 a 10 mm. de longitud y de color gris verdoso o azulado.

La Flor

El Chañar florece en primavera. Las flores son bellamente delicadas, amarillas y visten el follaje entero. Cuando uno se acerca al árbol, se escucha un ronco rumor de alas incesante: son los insectos que liban su jugo. Despiden un perfume dulce que embalsama el aire, y se disponen en racimos. Y como el Chañar, cuando florece, aún no ha brotado hojas, cobra un aspecto sublime, que compite a la par con la belleza de otros árboles en flor como el Espinillo.

El Fruto

El fruto es una drupa, anaranjada, abundante en carne, que tiene la forma y el tamaño de una aceituna. Es comestible, dulce, de agradable sabor, y uno de los principales alimentos de los indios del Gran Chaco, así como pasto del ganado, el cual gana peso velozmente. También es alimento para las hormigas, que en poco tiempo devoran la carne hasta dejar la semilla limpia, y así me gusta recogerlas. Es de destacar que es raro que las Leguminosas tengan por fruto una drupa, siendo el Chañar quien rompe la regla.

Con el fruto del chañar se prepara una bebida fermentada, conocida como aloja de chañar, que es una suerte de aguardiente, a la cual se le reputan propiedades antiasmáticas. También se prepara el arrope de chañar, que es dulcísimo, espeso, negro, y bien sirve como reemplazo de las mermeladas. Es miel vegetal. Aún hoy, a la vera de las rutas, se pueden ver los puestos del criollo, en donde ofrecen, entre otros productos caseros, como queso de cabra, arrope de chañar.

La semilla es de las más grandes de los nativos de Córdoba, y de las más tardas en germinar. Para acelerar el proceso es necesario escarificarla, quiero decir limarla un poco con lija para debilitar el tegumento y hacerlo permeable al agua, la cual ingresa luego en el embrión y dispara el proceso germinativo. Puede conservar su poder germinativo durante muchos años, si se la almacena con las condiciones apropiadas de temperatura y humedad.

Usos

La madera es fuerte y apreciada. Se emplea para cabos de hachas, de martillos y demás herramientas. También se lo emplea para alambrados, cercos y yugos de bueyes. Los criollos hacían su rancho con los troncos de Chañar. Es un buen combustible. La corteza es empleada como remedio en los flujos de sangre.


¡Cuán perseguido este pobrecillo inocente! Y no obstante, ¡cuán útil, cuán de provecho, cuán valioso! Madera, remedio, pasto, combustible, alimento, sombra, todo, pero nada fue suficiente para que lo respetaran y cuidaran.

Qué injusto, qué crueldad.

Qué injusto... qué crueldad...

Un Chañar, a un leñador, antes de morir:

“No te pido que la vida me perdones
Porque te doy sombra fresca
Del verano en los ardientes calores;
Ni porque evito, con mis raíces y follaje,
Que la lluvia y el viento el suelo erosionen,
Limpiando el agua que expedita
A saciar tu sed a los valles corre;
Ni porque soy leña en el hogar encendido,
Horcón en el rancho, en el corral poste,
Aun cabo de tu misma hacha
Y pasto para que el ganado engorde;
Tampoco porque remedio
El asma de los pulmones;
Mucho menos porque mi fruto te rinde
La borracha aloja y el dulce arrope;
Ni porque te doy perfumes sutiles
Y rica miel con mis flores;
Siquiera porque fabrico el aire que respiras;
Sino porque, yo también, tengo derecho a la vida.”


Chañar

Bien entrada la primavera, esta rama puede no tener hojas aún, pero por cierto se engalana colmada de flores amarillas.


Arboles Nativos de Argentina

Tomo 1: Centro y Cuyo.

$510 Comprar

Aves de las Sierras Centrales de Argentina

$510 Comprar

Plantas del Monte Argentino

Guía de Campo

$550 Comprar